para reflexionar…

Publicado: 13 marzo, 2011 en Sin categoría

OVNI en Tsunami Japon 2011

Publicado: 13 marzo, 2011 en Sin categoría

TU AÑO EMOCIONAL PARA EL 2011

Publicado: 21 enero, 2011 en Sin categoría

EL AÑO EMOCIONAL

Si quieres saber cuál es tu Año Emocional para el 2011, suma todos los números que aparecen en tu fecha de nacimiento completa y, al resultado, que es tu número de vida, le sumas 4 que es el número de este año (2011)*
*Así, si naciste el 8 de diciembre de 1971, debe sumar:

8 + 1 + 2 + 1 + 9 + 7 + 1 = 29 y sumar de nuevo hasta llegar a un solo número:
2 + 9 = 11 ; 1 + 1 = 2 y ahora sumas 4 que corresponde al año 2011: (2+4).
Tu año emocional es 6.

* * *
*Textos extraídos de:
Contando con tu Alma
® Eric Rolf con Josep Soler.
Editorial Gaia

Año emocional 1 (Si tu número de vida es 6)

Es el principio de un ciclo de nueve años. Es un año para seguir el impulso de correr hacia lo nuevo. Lo viejo no nos funcionará igual que antes. Le damos forma o salida a nuestros impulsos y también estamos más conscientes de cuando los reprimimos. Nos sentimos más activos.
También descubrimos intereses que se presentan a través de ideas o proyectos nuevos. Nos apuntamos a cosas que parece que serán duraderas y más adelante nos apetecerá hacer otra cosa diferente. No hay problema más allá de creer que hay que terminar lo que se empieza… Año de cambios. La dificultad en este año pueden venir por no haber dicho adiós a las cosas viejas del ciclo anterior, cosas que sabemos que ya acabaron y seguir apegado o enganchado a ellas. Si hemos sabido decir adiós y gracias el año pasado, lo nuevo nos llega fácil y agradable.
La personalidad y el ego están más sensibles este año que de costumbre. Impulso de ser protagonista. No es un año de problemas económicos, este periodo es para vivir otras cosas. El 1 es la metáfora del recién nacido. El niño (el 1º número) no tiene que buscar la comida por su cuenta, eso ya lo tiene solucionado. Estamos más en contacto con nuestras emociones que con la parte racional o lógica. Somos más impulsivos, no pensarnos tanto las cosas.

Año emocional 2 (Si tu número de vida es 7)
Año de relaciones que se intensifican en el uno a uno. Tenemos más fuerza interior, que se siente como una atracción hacia nosotros de personas y acontecimientos. También, en consecuencia, hay menos necesidad de expresar nuestra fuerza directamente. Estamos más presentes o conscientes de nuestro mundo interior. Como un efecto de esto, suelen cambiar los sueños y aparentan más reales, más magia en tu vida.
Año de estar ocupado, mucho trabajo y aparentemente pocas recompensas (directas o externas) por ese trabajo. Se viven los aspectos interiores de cualquier situación. En el año 1 se toma un impulso realizando una acción, orgulloso de lo que se ha hecho, en el año 2 uno se siente que se ha entregado a algo que valía la pena. Este proyecto que vale la pena normalmente no es para uno mismo, es por un interés general y apoyando un trabajo donde otra persona o el mismo proyecto recibe el mérito.
Las cosas que uno quiere directamente le vienen indirectamente. Se trata de tener claro lo que uno quiere y entonces atender lo que se tiene delante, que normalmente en este año es apoyar a otro. Entonces de forma mágica, aparece lo que nosotros queremos indirectamente.
Cuando uno esta conectado al interior se siente más claro, estable, seguro. La fuerza viene del interior y este es un año interior. Es una fuerza indirecta que si se usa para apoyar a otros funciona mejor para ambos.

Año emocional 3 (Si tu número de vida es 8
Año de nuevas ideas y proyectos creativos, de expresión y comunicación. Suelen ocurrir acontecimientos que estimulan el miedo (energía bruta para aprender a usar como impulso) y también se agudiza la intuición. Aparecen nuevas posibilidades, planes, aventuras y fantasías. Eso nos crea inseguridad, dudas, altibajos, que pueden ser intensos, y también miedo como metáfora de esa fuerza creativa bruta. Nuestras resistencias estarán más a flor de piel, estaremos más sensibles y parecerá que ya no aguantamos nada o aguantamos menos. Sentimos el impulso de dejar circunstancias o relaciones que parece que nos limitan. No es un año de materializar externamente, el movimiento va por dentro y se expresa comunicando, en como uno percibe desde dentro el mundo exterior. Nos interesa descubrir como ocurren las cosas, como se crean los acontecimientos. Es un año para darse cuenta de que no hace falta luchar en el mundo exterior para que funcionen las cosas, que la clave es nuestro mundo interior y que si le hacemos caso, las cosas externas parece que funcionan solas.
Uno de los efectos que se produce cuando uno da paso a lo nuevo, es que también entra nueva energía y se sitúa en un nuevo nivel de conciencia. Las cosas del pasado que no están a ese nuevo nivel, salen.
Esas cosas del pasado están en nuestro interior y la forma en la que pueden salir es manifestándose físicamente en el mundo. A veces, esa manifestación externa, no es del todo agradable porque hace algo de ruido. Es como ponerse a limpiar, al principio se ve más sucio. Ese sonido más alto son las cosas del pasado saliendo.
Cuando algo del pasado sale, nos cuesta soltarlo. Puede hacerlo más fácil darnos cuenta de que lo que nos cuesta soltar no es la parte material, sino el sentimiento que llevamos dentro. Una forma de dar la libertad a ese sentimiento y a las personas involucradas en él, es utilizar la materia como símbolo de esa circunstancia, es decir los objetos que guardamos relacionados con ese pasado, y al soltarlos liberar la energía enganchada en ellos, recuperando nuestra energía y devolviendo el resto a quien le pertenezca. Así uno deja de tener fragmentada su energía en el pasado y está toda disponible en el presente.

Año emocional 4 (Si tu número de vida es 9)
El 4 simboliza la energía tomando forma física, manifestándose materialmente. Así en este año las cosas de nuestro mundo interior, como ideas, visiones, sueños, se manifiestan físicamente, externamente. La otra cara de este aspecto es que si sentimos, interiormente, que nuestra vida no evoluciona o está atascada, exteriormente aparecen obstáculos o dificultades. Mantener ese último punto de vista nos va a llevar a circunstancias en las que, de repente, parece que se nos cierran todas las puertas.
Es también un periodo de revisión de nuestras estructuras, familia, casa, trabajo y todo lo relacionado con la estabilidad.
Puedes vivir una metáfora de cambio de casa, o cambio del lugar dónde uno se siente en su casa, como en el trabajo o como miembro de una organización o grupo, aunque no tiene porque ser permanente. Quizá por un tiempo vivir en otro sitio, o realizar cambios dentro de la casa, trabajo o de posición en la misma empresa, o quizá cambio de coche.
También llaman la atención aspectos familiares, uniones, separaciones, nacimientos. Los problemas físicos en el cuerpo, quizá en los huesos como metáfora de estructura, o sufrir golpes son otra manifestación si se vive el año desde un sentimiento de no avanzar o de obstáculo.
Es un periodo para trabajar una dimensión más amplia que la paciencia, lo que podemos llamar fe. Ver la vida paso a paso y confiar, manteniendo clara la intención de dónde vamos y poniendo atención en el paso que estamos dando en ese momento. No se puede hacer nada para tener más paciencia. Si intentamos ser más pacientes, nos ponemos más nerviosos, más impacientes. Lo que si podemos hacer es tener confianza. La confianza está en un nivel más amplio que la paciencia. Podemos confiar en nosotros mismos o en los demás, pero la verdadera confianza es la que tengamos en la vida, que también podemos llamar fe. La fe o certeza están en un nivel más amplio que la confianza en nosotros mismos o en los demás. Así se trasciende la paciencia, con confianza y certeza. Año para mantener tu fe inquebrantable.

Año emocional 5 (Si tu número de vida es 1)
En este periodo dispondremos de mucha energía. La energía enfocada en dirección nos dará acción, movimiento, libertad y variedad. Si no la enfocamos en hacia más de una persona o proyecto nos provocará nerviosismo y miedo. Es un año para disfrutar de la variedad, para hacer muchas actividades diferentes, con intensidad y por un corto periodo. Si estamos en movimiento, no nos va a faltar energía, porque lo que quiere la energía es circular. Si nos quedamos parados, nos consumirá y nos costará levantarnos del sofá.
Si no hacemos circular la energía se bloquea y provoca tensión y dolor muscular. Podemos experimentar dolores de espalda y de cabeza por esa falta de enfoque o circulación. Este año nos sobra energía para nuestros proyectos y para hacerla circular, hay que dársela a los demás, a cuantos más mejor. Es un periodo para estar también al servicio de los proyectos de otras personas, aportándoles nuestra colaboración desinteresada. Nuestro desafío será no intentar controlar al otro, ni su proyecto. Es un desafío porque cuando aportamos nuestra energía a un proyecto, nos gusta sentirnos parte de él. Eso nos hace dependientes y este es una año para vivir la libertad. Para ser libre lo primero es dar libertad al otro y a su proyecto. Ser libre es una paradoja, al final te permite comprometerte totalmente.
Como metáfora de movimiento y de estar al servicio de otros, es un periodo de viajes cortos y frecuentes. Viajes para apoyar a otros, quizá de trabajo o personales aunque no viajes de vacaciones. Es un año para vivir la libertad para ofrecerla a los demás en forma de soltar el control. Podemos notar la energía en las manos, esa energía es para dar. Etapa para deshacer las ataduras del pasado y quedarnos con las manos libres para apoyar al otro.

Año emocional 6 (Si tu número de vida es 2)
Año para vivir el amor, a través de experiencias de amor total, de disfrutar sintiéndose enamorado de todo. Es también un periodo para vivir el éxito, en muchos casos aparentemente no merecido desde nuestro punto de vista, ya que nos llega sin esforzarnos. También podemos elegir sentir que es injusto que el éxito llegue ahora con tan poco esfuerzo, cuando creemos que lo hemos merecido en muchas otras ocasiones y no ha llegado. Este periodo es una buena oportunidad para darse cuenta de que el éxito es la opinión del otro y que se va tan fácil como llega. Es igual de absurdo apegarse al éxito que al fracaso.
Si el amor lo vivimos de forma apegada o dependiente, nos podemos sentir desde abandonados a traicionados. Es posible que tengamos alguna buena excusa para sentirnos así y también podemos utilizar esa circunstancia para darnos cuenta que uno nunca está solo. Ahora mismo podemos elegir creer que este año nos van a abandonar y sentirnos víctimas o que vamos a poder aprovechar esa circunstancia de aparente soledad para darnos cuenta que toda la vida está con nosotros y evolucionar.
También podemos abandonar una relación, proyecto, circunstancia o trabajo porque nos sentimos abandonados por él, es decir, ya no nos apoya.
Vamos a trabajar también la responsabilidad: nos podemos ver agobiados por la responsabilidad. Hay que descubrir que uno es sólo responsable en cada instante de lo que tiene delante. La responsabilidad no va más lejos, la mente sí, y no hace falta. La responsabilidad se convierte en un peso cuando la proyectamos al futuro. Responsabilidad es capacidad de responder y eso es siempre en el momento presente.
Nuestra intuición está muy clara y es un buen periodo para la comunicación; hablamos con mucha fluidez, aunque también podemos aparentemente meter la pata a través de las cosas que decimos, aunque no por no tener razón, sino por sus consecuencias.
Aparecen desafíos de aceptación personal. Tenemos una idea de perfección o del mundo ideal que es poco práctica y se convierte en inalcanzable. Nos hace falta bajar esa idea de perfección a la tierra, algo más cercano para el primer paso.

Año emocional 7 (Si tu número de vida es 3)
Año de explorar nuevas posibilidades como si fueran distintos mundos; pueden ser en el mundo del trabajo o personal, o tomar la forma de viajes: año para viajar; el mundo nos recuerda que está ahí para visitarlo.
En este periodo parece que los acontecimientos incrementan su intensidad; si antes nos molestaba algo, ahora nos molesta más. Sube le volumen mental, si hay silencio, se expande, si había ruido, ahora hay más. Sirve en este año, buscar espacios de silencio en la naturaleza, o dedicar unos momentos al dia a observar la respiración soltando los pensamientos sin intervenir.
Pueden aparecer aspectos de competencia, lucha o agresividad para lograr nuestros objetivos. Suele haber bastante ruido mental “comerse el coco”. Tenemos muchas cosas en la cabeza que nos parece que son importantes. Si intentamos solucionarlas una por una no acaban nunca, pero si nos enfocamos en un contexto más amplio, al que podemos acceder con los “Alimentos del Alma”, parece que las otras cosas se solucionan solas o sin conflicto.
Es buen momento para poner atención en las creencias que tenemos sobre el mundo material, porque incrementan su intensidad y podemos verlas mejor. Si no prestamos atención a este proceso, podemos creernos más el mundo material y ser más dependientes de él.
Periodo para desarrollar proyectos o ideas de forma racional hasta un punto en el que la lógica se acaba y dónde el proyecto continua con un salto al vacío creativo, que representa el salto de la razón al corazón. Esa es una manera de alinearnos con la energía 7 de este año para que las cosas funcionen: cuidar los detalles hasta un punto en que toca soltarlo todo y confiar en que la vida siempre apoya.

Año emocional 8 (Si tu número de vida es 4)
Año de transformación o más concretamente de transmutación, un proceso alquímico de salto de una dimensión a otra, muerte y regeneración; cómo la metáfora del resurgir del ave fénix desde las cenizas. Nos acercamos al fin de ciclo 9. Dependiendo de la atención y sensibilidad de cada persona a esta transmutación, hay quién empieza a notarla en el año 8 y quién la nota en el 9 donde es mucho más evidente.
También es un año en el que se manifiesta poder a través de conseguir sueños u objetivos, o a través de algún tipo de mando visible, donde las circunstancias parece que nos sitúan en un punto donde debemos tomar decisiones que afectan a otras personas. Es un año donde se manifiesta la metáfora de la final o la muerte metafórica como proceso de transformación. El 8 representa el movimiento de energía de un nivel a otro y eso requiere la muerte de un nivel para el nacimiento del otro.

Se producen saltos de energía, una llama nueva de energía que entra. Los años 8 y 9 pueden ser los más fuertes. Hay veces que el 1 aparenta más fuerte; eso ocurre si no se acepta la transmutación en los años 8 y 9. Hay también buenas oportunidades para vivir la muerte del ego. Es un periodo para confiar en que todo va bien y experimentar la magia de la vida, sin que sea necesaria la acción directa, ya que meter la mano o la tentación o acción de manipular juega definitivamente en contra nuestro. Esa no intervención requiere poder, hay que tomar el riesgo de no intervenir. Este año es suficiente tener una intención clara sobre que es lo mejor que puede pasar, dónde no es necesario intervenir directamente para que todo fluya a su lugar.

Año emocional 9 (Si tu número de vida es 5)
El año 9 marca el final de un ciclo. Cosas que hemos estado haciendo en los últimos años dejan de interesarnos. Año de despedidas; el truco está en decir adiós y gracias por todo lo aportado. La vida nos apoya, pero no a nuestras creencias de importancia personal. En este periodo no nos tiene lástima. Nos hemos ido dejando cosas pendientes por el camino, llega el periodo 9 y es el momento de pasar cuentas y ponerse al día.
Nos toca trabajar el desapego. Tenemos la oportunidad de llegar a un punto donde aceptemos los acontecimientos tal cual, sin tenernos lástima o resistirnos a la despedida. Las cosas se acaban, quizá aspectos de relaciones o proyectos han caducado y toca hacerlo de otra manera. Todo se está moviendo y lo peor que podemos hacer es agarrarnos, porque cuanto más intentamos agarrarnos peor lo pasamos. Podemos elegir entre la amargura de querer agarrarnos a algo que se acabó o aceptar que eso está ya completo y que toca otra cosa, abriéndonos a lo nuevo. Es un año que marca el inicio de cambios profundos, cambios de rumbo. Se amplia el nivel de conciencia, las cosas se ven de otra manera y toca actuar en consecuencia. Hay que poner la atención en lo que llega, que es donde están los nuevos regalos, no en lo que se va, esos regalos ya los tuvimos, los disfrutamos o no: El momento de decir adiós y sentir gracias.
El efecto de pasar cuentas hace también que den fruto semillas que plantamos hace años en un terreno fértil y que quizá ya se nos olvidó regar. Es como haber hecho un ingreso en un banco hace años, al ir a poner la cuenta al día, resulta que encontramos todos los intereses.
Este periodo es como una fiesta de despedida, la fiesta dura todo el año; el único problema es que nos olvidemos de que estamos en una fiesta y a veces cuando algo termina aparenta lo contrario a una fiesta: puedes convertirlo en una fiesta de despedida. Es un año para disfrutar del momento de plenitud en el que dices “ya está”, y es ahí donde se crea el vacío que atrae lo nuevo.
Para que llegue lo nuevo hay que dejarle un espacio, hay que soltar lo viejo.

El año emocional
La vida no es continua, es nueva a cada paso, o en cada respiración como dicen los yoguis. Es posible que hayamos oído esta hermosa afirmación otras veces, y ¿realmente la hemos vivido? A través de la numerología del alma podemos experimentar este movimiento en aspectos prácticos y concretos. Cada año tiene una nueva energía que se puede apreciar, a veces, de forma sutil y otras drásticamente. La importancia del año emocional es que permite, año tras año, alinearse con ese movimiento relacionado con el sentir a todos los niveles.
Metafóricamente, podríamos decir que la energía del año emocional es cómo un viento que sopla en una dirección preferente cada año. Alinearse es poner la vela en la dirección del viento. Un error que solemos cometer a menudo, es querer avanzar en línea recta, sople el viento de donde sople. El único problema de las líneas rectas es que no existen. Bien, sí existen, pero sólo en la mente, cuando pensamos que la recta es el camino más corto entre A y B. Claro que eso es lo que nos dijeron y sonó tan lógico que lo creímos, aunque era una verdad pequeña: una línea recta es un producto de la lógica y la vida no la sigue. Las únicas rectas que conocemos son las creadas por el hombre; en el Universo nada se mueve en línea recta, ni los planetas, ni las estrellas, ni su luz, ni el viento, ni los árboles, ni las partículas más diminutas… nada; Intentar avanzar por la vida en línea recta no es lógico, es absurdo.

Los cambios de dirección no están en nuestras manos, no podemos controlarlos; lo que sí podemos hacer, que se convierte en todo lo necesario, es alinearnos con ellos. Si nos permitimos alinearnos, parece que tenemos suerte y que nuestra vida va sola o sin esfuerzo; es como estar en una canoa y dejar que te lleve la corriente. Una forma práctica de alinearse es dejar de intentar remar en ninguna dirección, simplemente dejarse llevar. Eso suena muy arriesgado porque uno resiste su propio camino.

Aunque el viento de la vida puede soplar en distinta dirección instante a instante, el año emocional forma una gran corriente de aire que te lleva en un sentido determinado y que puedes aprovechar. Cuando quieres alcanzar algo y parece que la vida sólo te pone inconvenientes, quizá está ocurriendo algo y no lo estás escuchando o atendiendo, lo estás pasando por alto. Pararte a escuchar te va a ser muy útil, pero ¿cómo se escucha de forma nueva? Lo que le da sentido a cualquier información es el contexto en el que está, y cuando éste cambia, el sentido cambia también. El contexto del año emocional te va a dar un nuevo marco que te va a permitir redescubrir esos acontecimientos con un sentido diferente: Los obstáculos se convierten en indicadores de dirección, las piedras en diamantes, las resistencias en dones y las dificultades en regalos.

Puedes tener la tentación de utilizar esta información como una predicción, pero en realidad no lo es, porque en cualquier año/instante puede ocurrir cualquier cosa. Si imaginamos la vida como un flujo o como una corriente, podemos utilizar el año emocional como la previsión anual del aire que va a soplar.
No hay números ni años mejores que otros. Hay momentos en los que uno insiste en ir en una dirección y las cosas que le ocurren van en la contraria. Cuando el viento empieza a soplar, si insistes en ir en su contra puedes tener algún contratiempo…
Siempre somos libres para elegir la dirección que queremos seguir y si escuchamos, si estamos atentos, todos los años son “buenos”.

El futuro está en tus manos, se crea en el presente.

Josep Soler

LOS COLORES DEL AURA

Publicado: 21 enero, 2011 en Sin categoría

Los estudios cada vez más numerosos realizados respecto al aura, están demostrando que debe ser una parte fundamental de conocimiento para el desarrollo de la persona. A través del aura, que es un campo de energía que emanamos, descubrimos nuestro verdadero estado interior.
Aprender a ver el aura nos puede ayudar a comprendernos mejor y procurarnos una mayor felicidad en nuestra vida.
Los colores del aura
Color rojo:
Cualidades positivas: El individuo con color rojo es una persona ambiciosa, optimista, con gran valentía y muchas ganas de luchar en la vida. Es el luchador nato que nunca se rinde ante los obstáculos que le pueda poner la vida.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color rojo puede ser excesivamente egoísta. Esto quiere decir, que en vez de utilizar sus energías y confianza en sí mismo de una manera positiva para su vida, se vuelve obsesivo por su persona e insoportable para los demás.
Color naranja:
Cualidades positivas: El individuo con color naranja es una persona muy sociable y activa. Este aura denota grandes capacidades para solucionar aspectos en los que varias personas estén involucradas. Tienen buenas dotes de diplomáticos y son grandes y leales amigos.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color naranja puede llegar a desarrollar unas cualidades totalmente contrarias a lo que debería. Es decir, puede convertirse en una persona manipuladora que hace lo que sea para conseguir cumplir sus deseos.
Color amarillo:
Cualidades positivas: El individuo con color amarillo es una persona muy sociable y atenta. El amarillo, como buen color mental, hace referencia a personas de pensamiento brillante y lúcido. Son ágiles pensadores, a veces tanto, que están pensado en mil cosas a la vez y terminan despistándose y olvidándose de lo más simple.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color amarillo puede llegar a convertirse en una persona excesivamente crítica consigo mismo y con los demás. Y es que si se descuida, puede terminar como una de esas personas amargadas que siempre están sacando lo malo en todo lo que ven y lo que hacen.
Color verde: Cualidades positivas: El individuo con color verde es una persona encantadora y con gran determinación. También es muy sensible y su energía le requiere para ayudar a otras personas en la medida de lo posible.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color verde puede llegar a convertirse en una persona despiadada y egoísta que se mueve por la vida con el único fin de convertir en realidad sus intereses.
Color azul:
Cualidades positivas: El individuo con color azul es una persona con grandes dotes comunicativas y de grandes ideales. Es una persona a la que le gusta la franqueza y sinceridad y prefiere decir las cosas a la cara que andar a escondidas.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color azul puede llegar a ser demasiado inestable. Sus estados de ánimo pasan con demasiada facilidad de lo feliz a lo triste y si se deja arrastrar puede tender fácilmente a la depresión. Además como siempre necesita estar haciendo algo es corriente que lleguen a estresarse. Les resulta difícil y a veces casi imposible relajarse.
Color índigo: Cualidades positivas: El individuo con color índigo, que viene a ser un azul violetazo y a veces incluso un poco rosado, es una persona cariñosa y muy comprensiva.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color índigo puede llegar a convertirse en el perfecto manipulador. Debido a su don de gentes, puede terminar consiguiendo hacer con ella lo que más le interese, incluso aparentando que es por el bien de los demás.
Color violeta:
Cualidades positivas: El individuo con color violeta es una persona especialmente espiritual. Las cosas del mundo no parecen preocuparle demasiado, sin embargo sí está muy pendiente de su crecimiento personal. Esta espiritualidad la pueden desarrollar de maneras muy diferentes.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color violeta puede sufrir lo que en términos esotéricos se llama un “ego espiritual”. Es decir, que esté tan conectado a las cosas del espíritu, que se va aislando del mundo paulatinamente con la idea de que está por encima de él.
Color rosa: Cualidades positivas: El individuo con color rosa es una persona especialmente sentimental y sensible. Sin embargo si podríamos pensar que con ello es una persona más débil, sucede todo lo contrario.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color rosa puede hacer de sus fuertes sentimientos su punto débil necesitando el apoyo de la gente que le rodea. Es posible que se vuelva una persona muy dependiente de los demás y lo que opinan de él, olvidándose así de su propia personalidad y luchando por convertirse en lo que los demás desean de él.
Color bronce:
Cualidades positivas: El individuo con color bronce es una persona a la que bien le podríamos poner el calificativo de “trozo de pan” por su amor hacia todas las cosas y todas las personas. Tienen un corazón muy puro y siempre van por la vida con las mejores intenciones.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color bronce puede convertirse en alguien absolutamente insoportable. Ambicioso como ninguna otra persona, puede perseguir sus objetivos hasta el final pasando por encima de quien haga falta.
Color plateado:
Cualidades positivas: El individuo con color plateado es el más idealista de todos. Su mente siempre encuentra algo en lo que estar ocupada y por eso a veces termina soñando con situaciones o cosas absolutamente imaginarias e imposibles.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color plata puede sufrir de pasividad. No es una persona muy activa y eso le puede traer problemas incluso de salud. Y es que tanto vivir en la mente le puede hacer perder de vista las cosas más materiales como el trabajo, la casa, la familia y su cuerpo.
Color dorado Cualidades positivas: El individuo con color dorado siempre aspira a las metas más elevadas. Es incapaz de ir por la vida sin un objetivo que muchos considerarían imposible.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color dorado puede llegar a exigirse mucho así mismo. Esto es problema para él porque a veces se presiona tanto en conseguir un objetivo que se bloquea y termina con una sensación de frustración demasiado grande.
Color blanco:
Cualidades positivas: El individuo con color blanco tiene un poco de todo de los demás colores. Es algo así como un compendio de fuerza, alegría, optimismo, tranquilidad y mucho amor. Son personas pausadas, que no suelen perseguir ideales demasiado elevados.
Cualidades negativas: Como contrapartida el individuo con color blanco puede convertirse en la persona más egoísta del mundo, preocupándose sólo de sus problemas y no queriendo escuchar a los demás. Muy caprichosa y poco fiel a sus amistades, puede terminar siendo esa persona a la que nadie quiere ver delante o de la que nadie se fía.

SUPERTICIONES

Publicado: 21 enero, 2011 en Sin categoría

Superstición es una creencia por la que los individuos creen que pueden alterar el destino o la suerte propia o de una persona.

¿Qué sabes acerca de las supersticiones más renombradas y conocidas? ¿Has notado algún comportamiento extraño a tu alrededor relacionado con la superstición?
Conoce más a través del “TOP 10” de las supersticiones y explora la página a partir de lo que más te puede interesar.
¡Visita los diferentes apartados y regresa siempre a esta página pinchando en la señal de “TOP 10”!
El color Amarillo
La tradición cristiana asoció este color con el del azufre de los infiernos y le dio una significación peyorativa convirtiéndolo en imagen del orgullo, de la falsedad y la traición. Es además el símbolo del adulterio. En la Edad Media, los herejes y los apestados vestían de amarillo. Las ciudades donde se había declarado una epidemia estaban obligadas a señalarlo con una bandera amarilla.
En los orígenes del sindicalismo revolucionario, se denominó amarillo al sindicalismo de inspiración patronal que traiciona la noción de lucha de clases y la prensa amarilla es aquella que deforma los hechos con fines espurios.
A principios del siglo XIII, el Papa Inocencio III estableció los colores de la liturgia y excluyó el amarillo, por lo que es el único que está ausente de los rituales católicos.
El color amarillo está proscrito, no sólo en España sino en toda Europa, entre las gentes del teatro, que lo consideran particularmente maléfico: no lo permite ni en decorados ni en vestimentas. Esta superstición parte de que Molière murió vestido de amarillo.
Sin embargo, la prevención contra este color procede de los tiempos de la Inquisición. A muchos cómicos se les impuso el San Benito, una túnica amarilla de penitente con una cruz de San Andrés a la espalda con la que debían deambular por las calles expuestos al escarnio público. Muchos toreros abobinan también el color amarillo.
Asociado al sol y al oro, sin embargo, el amarillo es el color de Apolo, dios de la luz, y el emblema del poder de emperadores, reyes y príncipes. Entre los primeros cristianos, el amarillo oro representaba la vida eterna, la fe y el amor divino, y durante la Edad Media se solía representar a San Pedro con una túnica de color dorado.
Pálido u ocre da mala suerte, ya sea en los vestidos o en la decoración de la casa. Sólo a un Jockey masoquista se le ocurriría salir al hipódromo vestido de amarillo: los precavidos evitan este color.
————–
Pasar por debajo de unas Escaleras
Pasar por debajo de una escalera da mala suerte: elimina toda la posibilidad de casarse durante ese año.
Si alguien, por despiste, ha traspasado el nefasto triángulo, tiene numerosos recursos para conjurar la mala suerte: hacer el signo de la figa, cruzar los dedos hasta ver un perro, escupir tres veces a través de los escalones o una vez por encima del hombro derecho, escupir en el zapato y continuar el camino sin volverse hasta que la saliva esté seca.
Debe evitarse siempre alargar o coger un objeto a través de los peldaños, o pararse en un escalón impar. Ha de preferirse siempre la escalera con un número impar de escalones. Saltarse un escalón al subir anuncia un revés de fortuna y caerse de una escalera, además de la posibilidad de partirte la cabeza, significa pérdida de dinero.
Con respecto a las escaleras que unen dos pisos, se recomienda hacer el signo de la cruz al pisar el primer escalón para evitar un tropezón. Caerse por una escalera es de buen augurio si ocurre subiendo, pero un mal presagio si es bajando. Cuando a mitad de las escaleras se acuerda uno de que ha dejado olvidada alguna cosa, se recomienda primero subirlas todas y luego bajar por ella, para evitar la mala suerte.
Teniendo en cuenta su origen religioso no es raro que sea de buen presagio soñar que se sube una escalera y de mal agüero y contrariedades bajarla. Fuera del mundo de los sueños está considerado de buen augurio y signo de próxima boda caerte por la escalera si en ese momento la vas subiendo, y por el contrario de mal agüero y signo de asistencia a un funeral caerte si las estás bajando (dependiendo de la gravedad de la caída podría ser el propio: mucho cuidado).
La mala suerte de esta superstición se debe a que cuando la escalera se apoya contra la pared forma un triángulo, que la tradición popular identificó con el símbolo de la Santísima Trinidad. Antiguamente el pueblo llano pensaba que estaba prohibido pasar por debajo de este arco sagrado.
Otra versión plantea que este triángulo corresponde al que formó la escalera por la cual se bajó el cuerpo de Cristo con la Cruz y el suelo. Se decía que en este triángulo vivían la maldad y el diablo. En la Biblia, Génesis, 28, 12, se relata la visión de la escalera de Jacob, que se apoyaba sobre la tierra y tocaba con la cabeza en los cielos, y por la que subían y bajaban los ángeles de Dios. Es decir, un puente vivo entre la tierra y el mismísimo cielo, la figura de la comunión con Dios que los hombres buscan a través de la religión.
Una versión, algo menos religiosa del origen de esta superstición está en los antiguos métodos de pena de muerte: desde la crucifixión hasta la horca, tan recurrente en las películas del Oeste americano. Se suponía que con esa escalera se bajaban los cuerpos de los ajusticiados y no era de buen augurio.

—————
Los espejos
Romper un espejo da mala suerte. Esta creencia es común en todo Occidente cristiano, se sitúa entre las supersticiones más citadas y proviene para algunos del uso adivinatorio del espejo. En las sesiones de craptomancia de los antiguos griegos, la rotura del espejo anunciaba la muerte. Es probable, sin embargo que esta superstición obedezca a la idea de que la imagen reflejada en el espejo es el doble o el alma de quien los utiliza y que, en consecuencia, romperlo equivale a poner su vida en peligro.
Los factores económicos son también para algunos, el objeto de esta superstición. Los primeros espejos se fabrican en Venecia durante el siglo XV y estaban recubiertos por una lámina de plata. Eran muy caros, y las señoras para evitar que se rompieran, advertían a los criados que un espejo roto equivalía a siete años de mala suerte. Sin embargo, el sentido común popular aconseja en el refranero: Un espejo roto no admite más remedio que comprar otro. El mal agüero del espejo roto es que hay que comprar otro. Tampoco desaprovecha la ocasión el refranero para criticar a las mujeres que pierden el tiempo ante el espejo: Si mejorada tu casa quieres ver, rómpele el espejo a tu mujer.
El arte de la adivinación por medio del espejo se llama catoptromancia y se realiza mediante una persona que se mira fijamente hasta quedar hipnotizada, momento en el cual se le hacen todo tipo de preguntas. Originario de Persia es uno de los sistemas de adivinación más antiguos.
En Grecia, durante el siglo VI antes de Cristo, se llevaba a cabo con espejos de metal brillante, como el cobre, bronce, plata y oro. En la Edad Media y en la época moderna, se recurría a la ayuda de un niño o de una muchacha virgen, a quienes se le vendaban los ojos y se le colocaba delante o detrás, un espejo.
Pese a que estas prácticas adivinatorias fueron perseguidas por la Iglesia, las crónicas nos hablan de muchos reyes o príncipes que siguieron recurriendo a este método. Entre otros se cita al rey Enrique VII de Inglaterra o a Catalina de Médicis. En 1326, el papa Juan XXII amenazó con la excomunión a los que practicaban la catoptromancia, pues era una creencia muy extendida que los demonios encontraban a veces refugio en los espejos.
Durante el siglo pasado, en muchos pueblos se recurría a este método para desenmascarar al culpable de un robo, encontrar objetos perdidos y otros asuntos semejantes. El espejo corriente se sustituyó por el espejo consagrado, que se entronizaba en una altar y recibía bendiciones y oraciones y también por la bola de cristal, que en muchos casos se impuso sobre aquél.
————————————–
Los Gatos Negros
En Egipto el gato estaba considerado como la reencarnación de los dioses en el trance de comunicarse ocn los hombres y manifestarles su voluntad. Los gatos también eran momificados y todo aquel que se atrevía a matar un gato era acreedor de la pena de muerte.
En el siglo XII la Iglesia comenzó una persecución a los gatos, a los que consideraba símbolo del diablo y cuerpo metamórfico de las brujas. Se alentó de tal forma esta persecuón que llegó a convertirse en espectáculo la quema de estos animales en las hogueras la noche de San Juan.
Se reivindicó la existencia de los gatos a partir del XVII debido a su habilidad para la caza de ratas, causantes de temibles y desoladoras plagas. Durante el siglo siguiente recuperó su prestigio y por su belleza sirvió como modelo para múltiples cuadros y esculturas..
La dualidad del gato como símbolo de la divinidad y de la representación demoníaca dio lugar a que en las supersticiones relacionadas con él se le considere representante de la mala o la buena suerte, según las circunstancias o lugar en que naciesen.
El gato negro puede traer buena o mala suerte dependiendo del lugar y la circunstancia de su encuentro: unos dicen que el gato negro es portador de mala suerte, mientras que otras creen que la mala suerte la trae el rojo.
Se dice que el vaticinio es nefasto si se cruza en el camino de una persona de derecha a izquierda. También que pierde este carácter de madad si tiene un lunar blanco en alguna parte del cuerpo.
En Europa y Norteamérica se considera que un gato negro trae buena suerte si camina hacia ti, pero si se aleja se lleva la suerte consigo. Lo mismo sucede si el gato se cruza de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, considerado de mal agüero.
Desde tiempos lejanos las madres deben tener los gatos alejados siempre de los bebés porque “sorben el aliento” del niño como los vampiros. Si observamos a los gatos cuando los tenemos en el regazo tienden a acercarse a la boca y husmear. No es difícil imaginar que, dado el miedo a las fuerzas tenebrosas, este gesto parecería un intento de sorber que podría poner en peligro a un niño, pues el gato le sorbería la vida.
——————–
Tocar Madera
La madera, como todo el mundo sabe, es esa parte sólida de los árboles que está debajo de la corteza y que tantas utilidades tiene. Las supersticiones relacionadas con ella suelen tener carácter positivo.
Tocar madera tiene su origen en la madera de la Santa Cruz y en la veneración de que ha sido objeto las reliquias de trozos de madera de ella. También se dice que el origen de la superstición se encuentra entre las costumbres paganas de los druidas y magos de otros tiempos, que recurrían a la madera como a una “toma de tierra” para las malas vibraciones. De esta última versión viene la exigencia de que cuando se toca madera ésta no debe tener “patas”, es decir, que no valen ni mesas, ni sillas…
Se dice que cuando se menciona algo que se desea que suceda hay que tocar madera para qe efectivamente el deseo se realice y no ocurra nada que lo impida.
También se dice que cuando alguien se jacta de algo, por ejemplo “nunca me he roto un hueso”, tiene que tocar madera inmediatamente para que continúe la buena suerte que hasta ese momento le ha acompañado. Cuando una persona hace gala de su buena estrella se cree que también debe tocar madera.
Cuando cruje la madera de una casa es una señal de muerte. Las vigas que crujen y las mesas que chirrían son presagios de desastres o muertes. Esto se puede extender también a las sillas: una vez me senté en una silla que chirrió y al rato estaba sentada en el suelo.
Se decía que traía buena suerte encontrar por la mañana a alguien con una pata de palo. No había que mirar hacia atrás y seguirlo con la vista porque entonces se tendría un disgusto.
Se cree que poseer objetos de madera perfumada es augurio de buena suerte.
————–
Martes 13
Si el número 13 por sí solo es considera de mal agüero es aún más fatídico si conincide en el calendario con el martes, según la tradición española, o con el viernes en el equivalente anglosajón.
El origen de la maldad atribuida al martes se debe a su asociación con el dio Marte, dios de la guerra que implica la muerte. La consideración del martes como día fatídico ha dado origen a varios refranes:
• El martes, ni te casas ni en embarques.
• El martes ni gallina eches, ni hija cases.
• El martes ni hijo cases, ni cochino mates.
• En martes ni tela urdas,m ni hija casas, ni las lleves a confesar porque no dirán la verdad.
• El martes ni tu casa mudes, ni tu hija cases, ni tu ropa tajes.
Al parecer cortarse las uñas en el aciago martes saldrán padrastros.
Los hijos nacidos en martes serán desgraciados, tendrán una vida corta y su ideal será la guerra.
La tradición anglosajona considera el viernes como día de mal fario por ser el día en que Cristo fue crucificado. La unión del viernes y el trece se ha popularizado en España como consecuencia de la serie de películas “Viernes 13” (“Friday the 13th”).
En la tradición anglosajona del viernes, correspondiente a nuestro martes, da mala suerte cortarse las uñas y el pelo durante ese día.
—————–
Mal de Ojo
Se suponía que algunas personas, brujas y hechiceras, especialmente si gozaban de alguna característica especial en los ojos, tenían el poder de causar enfermedades y desgracias con su mirada. se decía que los niños eran más propensos que los adultos a ser víctimas del mal de ojo. Es curioso citar aquí el famoso proceso de las brujas de Salem en el cual una de las procesadas, la señora Bishop, fue acusada de mirar de tal modo a las muchachas del lugar que se desploaban inmediatamente.
Existen diversos remedios contra el mal de ojo: uno de ellos es el conocido gesto que se hace con el puño cerrado, sacando el dedo pulgar entre el índice y el corazón, diciendo al mismo tiempo:”taf tafio anaquendavit”. La otra receta es escribir con azafrán, alcanfor y lágrimas del enfermo la palabra ABAYA en una escudilla de madera; se echa agua rosada en la escudilla y se da de beber al paciente víctima del mal de ojo.
Así mismo hay multitud de remedios y amuletos que protegen del mal de ojo, como el ajo, los objetos de oro y plata, los pedazos de cuerno y las herraduras.

Los Paraguas Abiertos
Nunca ha de abrirse un paraguas en el interior de la casa, ni siquiera en un recinto cerrado y tampoco en el vestíbulo o porche de cualquier lugar. Contravenir este precepto da rienda suelta a un mal que, en ocasiones, puede desencadenar la muerte. Esta superstición es relativamente reciente, puesto que los paraguas, como tales, no fueron introducidos en Europa hasta el siglo XVII.
Su simbología procede, no obstante de los parasoles orientales, símbolos de la realeza que dimana de la divinidad, y del palio. Desde ese ángulo, se interpretaba que usurpar la condición divina por medio del uso del paraguas o la sombrilla e interrumpir el itinerario del reino de la luz (el sol) contribuía a desairar a los dioses y sólo se permitía que, excepcionalmente, sustituyera al recinto personal de cobijo y protección (la casa) en las salidas al exterior.
Así, el abrir el paraguas en casa constituye una doble provocación: por un lado, a la dignidad de los dioses, y por otro, al libre curso del reino de la luz. Otra interpretación más racionalista pretende que esta superstición fue creada de forma artificial, en los orígenes de la implantación del paraguas en Europa, con el fin de evitar los posibles accidentes que los primeros y desprevenidos usuarios del armatoste provocaban al intentar abrir las primeras varillas, que eran metálicas.
No obstante la simbología oriental que establece una vinculación del paraguas (artefacto moderno) con las fuerzas, maléficas y benéficas, de la naturaleza persiste en nuestro país y, en esa línea el que abre un paraguas en día soleado ha de ser consciente de que está invocando, cual anónimo chamán, la lluvia.
Si el paraguas se nos cae, anuncia una decepción en el plano amoroso o de los negocios. En este caso, ha de ser siempre otra persona la que lo recoja del suelo para, de este modo, evitar el riesgo.
Si un paraguas abierto se usa de ventilador, girándolo y girándolo, espanta la suerte y si, impulsado por el viento, se vuelve hacia atrás, también. No se puede colocar un paraguas sobre la cama y tampoco sobre una mesa, aunque si alguien se le olvida en algún lugar extraño, es signo de que el destino le tiene reservada alguna sorpresa agradable.

Sal derramada
La sal es un elemento de la tierra, un compuesto de sodio que desde la antigüedad se ha considerado protectora frente a los maleficio y portadora de buena suerte. Puede que esta superstición esté relacionada con la importancia de la sal como conservante de alimentos (salazón…) Además la sal simboliza la alianza del hombre con la divinidad. Este último aspecto queda destacado en la Biblia (Lev. 2, 13).
Se cree que cuando hay sal en una casa siempre habrá dinero y si se echaba sal en los rincones de las cuadras el día primero de abril se evitaban las enfermedades del ganado.
Como amuleto la sal se utilizaba en rituales dibujando un círculo de sal alrededor de aquel que deseaba protegerse contra el diablo. Este círculo era llamado “círculo mágico”.
Para contrarrestar el mal de ojo se bañaban en agua con sal las plantas de los pies y las palmas de la mano tres veces, se bebía tres sorbos del agua salda y después se echaba al fuego lo que quedaba de dicha agua.
Hay sin embargo un remedio para conjurar la mala suerte: echar una pizca de sal por encima del hombro izquierdo, porque de este modo se ciega al diablo y a los malos espíritus, o tirar agua por la ventana.
Era costumbre echar sal al fuego cuando entraba en casa una persona sospechosa de dedicarse a la hechicería. También se evitaban las visitas de alguien indeseable echando sal donde había estado, recogiéndola y quemándola después. Otro remedio utilizado era echar sal en el umbral después de su partida.
Se creía que poniendo un plato con sal debajo de la cama de un enfermo ésta absorbía el mal y protegía contra la enfermedad.
Para evitar que un niño sin bautizar fuera objeto de hechicerías se ataba a sus ropas un saquito con un poco de sal cuando se le ponía a dormir en su cuna.
Es de mal agüero derramar de forma involuntaria la sal o que se caiga un salero: el responsable de ese fatal descuido verterá tantas lágrimas como granos de sal se hayan desperdigado. Pretenden algunos que esta creencia procede de la Última Cena, en la que Cristo cometió tal torpeza.
El refranero nos lo dice: “Derramar el vino es buena señal, pero no la sal”; “Si se vierte el salero, faltará la razón, pero no el agüero”; “Verterse el vino es buen sino, derramarse la sal, mala señal”.
Quién pisa la sal derramada tendrá disgustos y si se trata de alguien que va a casarse pronto, no cumplirá este propósito. Aquel que persiga quebrantar la felicidad de unos recién casados le basta con echar sal en el lecho nupcial.
Tijeras abiertas
Unas tijeras que descuidadamente han quedado apuntando a una persona indican que si ésta es una persona soltera, nunca va a casarse, y si es casada, que será objeto de infidelidad.
En cualquier caso, cuando unas tijeras caen al suelo, la persona a la que dirigen su punta está siendo señalada como víctima de un mal o desgracia inmediata.
Tradicionalmente las tijeras son atributo de Átropos, una de las tres Parcas (romanas) o Moiras (griegas), encargada de cortar el hilo de la vida.
Nunca se deben regalar tijeras, salvo que se de a cambio una moneda o se pinche previamente, de forma inocua, a la persona que es destinataria del regalo.
Pese a ser un elemento maléfico, las tijeras gozan, como otros utensilios, de una función dual y pueden servir en algunas ocasiones para cortar las energías negativas. Desde esa condición conjuran al mal de ojo y abiertas en cruz junto a una puerta, impiden la entrada de las brujas.
Es práctica habitual en la España meridional colocar unas tijeras junto al lecho de una mujer embarazada para aliviar los dolores propios del alumbramiento. Éstas han de formar, con ambas cuchillas, la forma de cruz.

Nuestro Viaje a Capilla

Publicado: 21 octubre, 2010 en Sin categoría